fbpx

Es Hora de Declarar un Estado de Emergencia para Aliviar la Falta de Vivienda en el Condado de Los Angeles

- Sheriff Alex Villanueva

    Algo extraño ocurrió el 7 de junio mientras caminaba por el paseo marítimo de Venice. Los campamentos de indigentes, que trascendía en diversos grados de intoxicación y tiendas de campaña apiñadas, cubrían la longitud del malecón. Había una mujer gritando sola, arrastrando un pesado trozo de metal sujeto por un alambre a lo largo del malecón. Luego lanzó tres trozos de metal a otro indigente que estaba a varios metros de distancia, uno a uno, como si quisiera enfatizar un punto que sólo ella entendía. No está mejorando la difícil industria turística de Venice, precisamente.

A medida que los campamentos de indigentes invaden sin cesar las comunidades residenciales, los distritos comerciales y, sobre todo, nuestros destinos turísticos, la situación se ha convertido en una crisis completa que representa una amenaza existencial en muchos frentes. El paseo marítimo de Venice, Hollywood y la calle Olvera son excelentes ejemplos de lo que ocurre cuando el gobierno se niega a regular el espacio público. La industria del turismo es una empresa de $18 billones anuales que sostiene a cientos de miles de negocios y empleados en todo el condado. Tanto el gobierno de la ciudad como el del condado han mostrado una falta de urgencia ante esta crisis humanitaria que se está desarrollando. Es hora de declarar el estado de emergencia y desarrollar una misión decidida para resolver esta crisis.

Como sheriff electo que brinda seguridad a más de diez millones de residentes, me han inundado de llamadas a la acción por parte de residentes de todo el condado con respecto a nuestra crisis de personas sin hogar. Los residentes están frustrados con los fracasos del gobierno para reducir la falta de vivienda y sus impactos. Además de los desastrosos efectos sobre la salud y la seguridad públicas, los residentes están cansados del consiguiente aumento de la delincuencia y de la ocupación de muchos espacios públicos por campamentos de personas sin hogar. Escribí a la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles para que declarara el estado de emergencia local, pero recibí una carta del fiscal del condado en la que se afirmaba que ya se habían puesto en marcha programas “sólidos”. 

Le escribí entonces al gobernador con la misma petición, para obtener ayuda de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA). Deberíamos ampliar inmediatamente el Equipo del Sheriff de Los Ángeles de Servicios de Acercamiento a Los Indigentes (HOST), que ha tenido éxito durante los últimos ocho años a la hora de identificar, evaluar, llevar a cabo actividades de acercamiento y asegurar el alojamiento de las personas sin hogar. Asimismo, han coordinado el desmantelamiento de los campamentos y la limpieza posterior para devolver estos lugares a su estado original. De hecho, el funcionamiento de nuestro equipo HOST se ha convertido en un modelo nacional para reducir los campamentos de personas sin hogar.

   El condado de Los Ángeles está fracasando en su intento de disminuir el número de personas sin hogar y de ayudar a quienes necesitan desesperadamente asistencia. A pesar de haber gastado más de $6,5 billones en los últimos diez años para abordar el problema, el número de personas sin hogar ha crecido en más de un 100%, pasando de 39,000 en 2011 a más de 80,000 en 2021. Es evidente que repetir las mismas políticas fallidas de la ciudad o del condado no va a producir un resultado diferente, ¡sólo pregúntenle a Albert Einstein! Hacer que el estado arroje otros 12 mil millones de dólares al plan fallido es el mismo problema en una escala completamente nueva de inutilidad.

Veamos qué es lo que puede funcionar. En primer lugar, ¿qué tal si tratamos la crisis de los indigentes como la emergencia que es y nos dejamos de interminables estudios y comisiones de expertos? Como cualquier emergencia en la que los recursos se ven empequeñecidos por el tamaño de la necesidad, el arbitraje es una función especialmente importante. Pero el arbitraje no puede ser la única estrategia, que parece ir de la mano de otro enfoque fallido, el de la construcción de viviendas permanentes, el preferido de los promotores con ánimo de lucro. Pero las viviendas permanentes son un enfoque a largo plazo, ya que es prácticamente imposible construirlas a tiempo, por no hablar de la afluencia de personas sin hogar de otros estados que se beneficiarían de esta prestación.

Antes

Despues

Camino en Venice

Antes

Despues

Playa de Venice

Otra opción que deberíamos desarrollar es la creación de zonas de campamento seguras y aparcamientos para vehículos recreativos con estaciones de saneamiento, recogida de basuras, seguridad y capacidad de divulgación. La tercera y la cuarta opción que hay que abordar son las más sencillas y las más difíciles: retirar a las personas sin hogar que se niegan a desalojar los espacios públicos que afectan directamente a los espacios y destinos residenciales, comerciales y turísticos. Puede ser tan sencillo como decirle a la población que se marche si rechazan las otras opciones, y luego utilizar la aplicación adecuada de las leyes locales para hacer frente a los que se niegan a marcharse. En resumen, nadie tiene derecho a ocupar y expoliar el espacio público para su uso personal y con un gran gasto público.

     A medida que nos enfrentamos a estas opciones, tanto el gobierno del condado como el del estado deberían emprender en una inversión masiva en viviendas de apoyo permanente para nuestros discapacitados graves para compensar el desmantelamiento de las instituciones de salud mental gestionadas por el gobierno. En lugar de invitar a los indigentes del país a disfrutar del Sueño de California, ahora sería el momento de empezar a soñar con un espacio necesario para dormir destinado a los enfermos mentales que quizá nunca lleguen a ser autosuficientes.

    Lo fundamental es que la población está agotada por la crisis de los indigentes. Déjense de tonterías diciendo que de alguna manera vamos a salir de la crisis. Paremos la parálisis con el análisis. A medida que perdemos diariamente cinco vidas de indigentes por causas prevenibles, es hora de que los políticos den un paso al frente y actúen como si estuviera en juego la vida y el sustento de las personas.

Antes

Venice Boardwalk

Despues